16 de septiembre de 2007

J.M. Whistler, un pintor irónico y combativo

James Abbot McNeill Whistler nació en Lowell, Massachusetts, Estados Unidos en 1834. Cuando tenía 12 años de edad, viajó con su familia a Rusia en donde su padre construyó un ferrocarril. Allí vivió algún tiempo y recibió una educación esmerada, lo que -junto con la posición económica de su padre- le permitió codearse con la alta burguesía zarista. Cuando, años más tarde, vivía principalmente en París y Londres, siempre se presentaba a sí mismo como un aristócrata sureño que simpatizaba con la causa del Sur en la Guerra Civil Norteamericana. Su excentricidad lo llevó a recalar en Chile durante la guerra contra España para apoyar las luchas de los movimientos independentistas. Estando en Valparaíso, creó varias de sus pinturas más reconocidas.
Muchas de sus obras fueron controvertidas y fue una figura clave en el movimiento estético.
Su pintura, próxima al prerrafaelismo, se centró en un principio en la elaboración de retratos femeninos de tono melancólico para pasar luego a la elaboración de una pintura mucho más refinada, de gran delicadeza cromática que preludiaba la pintura modernista.
En Europa cultivó la amistad de muchas personalidades del arte, entre las que se contaban Edouard Manet, Gustave Courbet, Stephane Mallarmé, Charles Baudelaire, Edgar Degás y Oscar Wilde de quien se rió cuando descubrió su homosexualidad y con quien se cree que mantuvo un romance.
Además de manejar extraordinariamente los pinceles, también se destacó por su personalidad combativa, la que se manifestó en incontables polémicas con los críticos de arte de la época. En 1886, el diario "The Observer" de Londres, publicó un artículo en el que se comentaba que durante el remate de una colección de sus cuadros en la Casa Christie & Manson, cuando se expuso a la consideración de los compradores el "Nocturno en azul y plata", éste fue recibido con silbidos. La contestación de Whistler no se hizo esperar. Apelando a una profunda ironía, el 11 de abril de 1886 escribió al diario: "Al Editor: le ruego que, a través de su tan difundido periódico, se reconozca el distinguido, aunque me temo inconsciente, cumplido que me ha sido otorgado.
Es raro que el reconocimiento, y tan completo, se haga durante la vida del pintor, y deseo se haga público el sentido total de esta excepción tan favorecedora a mi persona".
Falleció en Londres, Inglaterra en 1903. Sus restos descansan en la Iglesia de St. Nicholas en Chiswick y algunos de sus cuadros hoy se venden a más de 40 millones de dólares.